Mayo 22, 2024

La Huasteca Hidalguense

Por Guía Hidalgo Octubre 27, 2022 3887

En el Estado de Hidalgo, la Huasteca abarca la porción noreste del territorio, incluyendo ocho municipios Atlapexco, Huautla, Huazalingo, Huejutla de Reyes, Jaltocán, San Felipe Orizatlán, Xochiatipan y Yahualica. En todos estos lugares, la población indígena es mayoritaria, representando aproximadamente el 85% del total de habitantes de la zona.

La Huasteca Hidalguense

A pesar de que solo ocho municipios conforman a la huasteca hidalguense, queremos compartirte una ruta en donde podrás encontrar otros maravillosos municipios que debes de conocer, ¿te gustaría conocerla?

RUTA POR LA HUASTECA HIDALGUENSE.

Esta ruta privilegiada recorre una porción de la exuberante Huasteca hidalguense. Se trata de un trayecto para la aventura, por lo que se recomienda ir con mentalidad de explorador. Es una ruta para disfrutar del contacto con la naturaleza, especialmente recomendable para los amantes de la fotografía. Se registra la zona conocida como Sierra Baja y Alta, para terminar en la Huasteca. Por su clima cálido y húmedo, por sus impresionantes paisajes, por los deliciosos platillos regionales y por su artesanía, es indispensable dedicarle un buen tiempo a este paseo.

Cabe destacar que la Huasteca es una de las zonas más ricas de todo el país en cuanto a música, folclor y tradición; es una región alegre, de huapangueros y de bailes y un lugar obligado entre los recorridos por la entidad.

A diferencia de otras rutas, este trayecto registra largas distancias con rumbo hacia el norte del estado. La ruta comienza en Metztitlán, baja hacia el sur hasta entroncar con la carretera 105 y sube por la misma para llegar a Zacualtipán y continuar a Molango, donde después de transitar por la misma vía nos desviaremos por una carretera libre hacia Calnali, subir hasta Atlapexco y nuevamente tomar la vía 105 para arribar a Huejutla; el recorrido finaliza en uno de los puntos más al norte del estado, San Felipe Orizatlán.

Comenzamos….

1.- METZTITLÁN

Metztitlán, el “lugar de la luna”, es un pueblo enclavado en el fondo de la barranca del mismo nombre, junto a una laguna, con rincones muy bellos y pintorescos y con un clima excepcionalmente benigno. En el municipio se elabora una amplia gama de artesanías, como sombreros, canastas, costureros, floreros de vara, telas bordadas, tejido de puntos, utensilios de cocina, ollas, cántaros, jarros, cazuelas y objetos de cerámica. Aquí podrás encontrar los siguientes lugares que podrás explorar:

  • monasterio de los santos reyes

En lo más alto del sitio, se encuentra un monasterio agustino construido entre 1541 y 1560. Presenta una decoración con marcadas tendencias platerescas. Sus gruesos muros almenados, la altura de sus escasas ventanas y sus macizos contrafuertes le confieren un aspecto general de fortaleza, característico de las construcciones de su época.

En su interior luce cinco retablos barrocos finamente tallados en madera y bruñidos en oro, con pinturas que representan la Pasión de Cristo, a San Nicolás de Tolentino ya San José ya la Virgen. Es el más antiguo de los cuatro conventos platerescos que construyeron los agustinos en la entidad.

  • la tercera

Esta construcción es un ejemplo de la mejor arquitectura del siglo XVI. El recinto fue un importante centro de reunión de líderes indígenas, de ahí que recibe el nombre de “Cabildos de los Indios”. Se asegura que fue el primer lugar de administracion civil en America. El departamento norte del convento alberga interesantes murales al fresco, como el que muestra un águila apresando con el pico a un escorpión.

  • laguna de metztitlán

Alejada del ruido y de la civilización, esta laguna es un sitio ideal para relajarse y probar suerte con la caña de pescar, pues en sus aguas habitan especies como el bagre y la carpa. También se puede acampar para deleitarse con las maravillas de la naturaleza.

La laguna se formó hace miles de años, cuando un temblor destruyó la montaña y desvió el curso del río. Aquí habita el “achequiliche”, un ave acuática única en su género.

  • reserva de la biosfera la vega de metztitlan

Pasando el río Venados está la desviación a la Vega de Metztitlán, hermosa zona natural rodeada de montañas y laderas cubiertas por una gran variedad de cactáceas; estas áreas naturales están legalmente protegidas como santuario de cactus.

El río Venados, los corredores de nogales, las zonas agrícolas, la laguna y las corrientes de aves migratorias forman parte de esta reserva de la biosfera. Su accidente geográfico fue seguramente lo que resultó que muchas especies quedarán protegidas en la vega, al que hoy en día es hogar de 93 especies de aves, 16 de mamíferos y varias de peces; hay 11 variedades de agave, 12 de yerbas y más de 60 especies de plantas desérticas, algunas exclusivas de la zona.

  • laguna de san cristóbal

Laguna formada por las aguas de un río que ahí desemboca. Hoy se drena el agua por túneles hechos en la roca hacia finales del siglo XIX y los primeros del XX. En esta laguna se puede practicar la pesca deportiva.

2.- ZACUALTIPÁN

Población ubicada en la región boscosa de la sierra, 25 kilómetros al suroeste de Molango. Es un sitio húmedo y lluvioso como pocos en Hidalgo. Ahí se hacen muy buenos trabajos en piel, pero son los artículos de bronce, como campanas, jarros, cucharas, cazos, alambiques y vasijas, entre otros, los que más llaman la atención. Aquí encontrarás:

  • Capilla de Jesús el Nazareno

La evangelización de esta zona fue realizada por los agustinos, quienes construyeron esta capilla en 1572. La fachada principal de estilo plateresco popular es sobria y elegante, de ella destacan la decoración vegetal y floral de las jambas del arco y de la arquivolta. Esta ornamentación recuerda la estilística indígena precolombina. La fachada se remata con una espada complicada de seis vanos en dos cuerpos. En el interior de la capilla se encuentra una pila bautismal monolítica, bellamente tallada por manos indígenas. Sobresalen también dos esculturas, una de Nuestro Padre Jesús y otra del Santo Entierro, que datan del siglo XVII.

3.- MOLANGO

En plena región serrana encontramos este municipio, considerado como uno de los más pintorescos de Hidalgo. La población está enclavada en un amplio valle rodeado por un bello paisaje que aún conserva el auténtico aire provinciano.

  • Ex convento y parroquia de nuestra señora de Loreto

Extraordinario monumento, reflejo de la actividad constructiva de los agustinos en los primeros años de la Conquista. Fue edificado en 1546 bajo la dirección de fray Antonio de Roa. La estructura del templo se conserva sin cambios, a excepción de la eliminación de la antigua capilla de la Santa Cruz. La iglesia es de una nave, algo más estrecha en la zona del presbiterio, de altos y sólidos muros de mampostería reforzada en sus muros laterales por contrafuertes y arcos botareles de elegantes líneas. La pila bautismal situada en el presbiterio, habilitando un sistema de conducción y desagüe, tiene representaciones del escudo de la orden entre hojas y flores de acanto, formando una bella pieza que probablemente tiene la misma antigüedad del convento.El edificio se encuentra en las calles Ignacio Zaragoza, Ortiz Letonia e Ignacio M. Altamirano,

 

4.- CALNALI

Calnali es el nombre del pueblo y cabecera municipal, y significa “casa al otro lado del río”. En el municipio de Calnali se elaboran prendas de lana, como cobijas, cobertores, chamarras, chales, capas, bufandas y corbatas, además de orfebrería, vajillas, jarros, ollas, platones, ceniceros y macetas.

Entre sus principales edificios destaca la parroquia de San Marcos, un templo de planta en cruz latina cuya fachada principal está flanqueada por dos torres simétricas, construidas con mampostería en tres cuerpos rematados por una cupulilla de azulejo. No tiene coro ni altares laterales, sólo unas sencillas repisas que albergan diversas esculturas e imágenes. En su costado sureste se encuentra la capilla de la Virgen de Guadalupe.

5.- ATLAPEXCO

Es una pequeña población enclavada en el cerro de la Huasteca, especialmente conocida por su rica artesanía y por sus platillos regionales. Tiene hermosos escenarios con vegetación semi tropical y un clima caluroso todo el año.

En Atlapexco se fabrican guitarras huapangueras, jaranas y violines. Entre los edificios que destacan se encuentra el Palacio Municipal, bella obra arquitectónica que luce ventanales grabados, mampostería, columnas talladas en cantera blanca y un portón de madera tallado a mano.

  • Río Atlapexco

Localizado a un kilómetro de distancia de la cabecera municipal, este río es apto para nadar y pescar, así como para practicar el descenso de rápidos, siempre que se cuente con el equipo adecuado y con instructores profesionales contratados previamente. También se puede pescar bagre y “acamayas” que son camarones de río.

6.- HUÉJUTLA DE REYES

De clima caluroso con abundantes lluvias, Huejutla de Reyes es el centro comercial, agrícola, cultural y social de la Huasteca hidalguense y se distingue por sus bellos paisajes, propios para las actividades de ecoturismo de aventura. Uno de los más grandes municipios de la Huasteca Hidalguense es Huejutla de Reyes, rodeado de costumbres y tradiciones que destacan de los demás, pero aquí también podrás visitar:

  • Convento y Catedral de San Agustín

Importante conjunto que ocupa un lugar destacado en el panorama arquitectónico de la Huasteca hidalguense. Ambas construcciones, edificadas en el siglo XVI sobre una pirámide indígena, están consideradas monumentos nacionales. El conjunto conventual está compuesto por iglesia, convento, seminario menor y atrio. La iglesia es la estructura más importante, por sus altos y sólidos muros de mampostería y de piedra laja, reforzados con gruesos contrafuertes laterales. En su fachada aún se pueden observar restos de un antiguo aplanado con pintura roja y blanca que forma una greca que cubría su parte central. El interior de la iglesia está cubierto por una bóveda de cañón corrido y tiene el piso de mosaico y azulejo.La antigua capilla abierta fue transformada en una capilla lateral dedicada a la Virgen de Guadalupe.

La fachada de la catedral es completamente lisa, con acceso de medio punto, una ventana en ajines y una espadaña de tres arcos; en su costado poniente lleva contrafuertes escalonados, en medio de los cuales se instaló la capilla abierta. Actualmente el edificio aloja al Museo Popular Huasteco.

  • templo y ex convento del sagrario

Conjunto levantado por los agustinos hacia 1570. Su fachada es de estilo plateresco muy adusto, pues sólo muestra una ventana del coro geminada y un remate en forma de espadañas de tres claros. En el interior del templo se conserva una bella pila bautismal de piedra labrada con motivos vegetales, marcado de sabor indígena.

  • san felipe orizatlán

Los platillos tradicionales de San Felipe Orizatlán son el pollo ranchero, el zacahuil, las acamayas, las calabazas y las frutas. Las bebidas están elaboradas con frutas y aguardiente. Ahí, en la conclusión de la ruta, no puede dejar de visitar la iglesia de San Felipe, construida en el siglo XVI, que luce un bajorrelieve neoclásico y un campanario detallado con figuras de roca en bruto.

La gastronomía hidalguense:

 Sin duda uno de los tesoros más preciados de Hidalgo es su rica gastronomía. Sus platillos muestran una gran influencia indígena, pero con la llegada de los colonizadores europeos se enriquecieron. Provenientes de las cactáceas, plantas y flores, de insectos y animales, los platillos hidalguenses tienen una sazón que sorprende al paladar de propios y extraños.

Conforme se registra el estado aparece sobre sus distintas mesas platillos como los zacahuiles, que son unos tamales enormes de hasta dos metros de largo, o los tamales rellenos de escamoles, cuyo ingrediente principal es la hueva de hormiga. En el estado son comunes los guisados ​​que se hacen con flores y cactáceas, tales como el izote, el maguey, la sábila, el mezquite, los garambullos y el clásico nopal. Las tunas, aunque de ruda apariencia, son materia prima de dulces y ricas aguas y postres; los xoconostles se preparan en almíbar o mermelada, y son a su vez utilizados como ingrediente para la preparación de caldos y moles.

Los moles, en específico, son una de tantas especialidades de la entidad. El pascal, o mole de conejo con piñones y nueces; el mixiote, que es la piel de la penca de maguey con que se envuelven diferentes guisos, los cuales se cuecen a vapor; con el tiempo se han multiplicado las variantes y se pueden encontrar de pollo, carnero o cerdo, si no es que algunos hechos solo con vegetales. Los bocoles, unas gorditas de maíz cocidas en el comal y fritas, algunas veces rellenas de frijol, son el complemento ideal, acompañados siempre por pesadas y humeantes tortillas de maíz hechas a mano.

A lo largo de todo el estado es común encontrar hornos de tierra, tradición hidalguense donde se cocinan la famosa barbacoa de carnero, ardillas enchiladas, conejos y tlacuaches, caprichosas Combinación que son envueltas en duras pencas de maguey que se abren a lo largo. Junto a esta forma tradicional de cocción se reúnen los familiares y amigos, en espera de los deliciosos productos de la tierra. Para la espera no hay nada mejor que el pulque, la bebida de los dioses, que no solo es complemento de tan deliciosos alimentos, sino que es el ingrediente de un tipo de pan.Durante la temporada, otro producto de esta cactácea son los muy cotizados gusanos de maguey, que se comen fritos, acompañados con guacamole y tortillas, al igual que los chinicuiles, gusanos rojos que se encuentran en las raíces de la planta.

Quizá la creación hidalguense más famosa sean los “pastes”. Estas empanadas tienen su origen en el poblado de Real del Monte y poseen una deliciosa raigambre inglesa, mezcla de los ingenieros mineros provenientes de Europa y los trabajadores mexicanos. El nombre quizás viene de la palabra pastry, el sabor. Es un alimento completo hecho a base de harina, manteca o mantequilla y sal, rellena de carne de res, papa y poro o cebolla.

Califica este artículo
(2 votos)
Última modificación Sábado, 04 Febrero 2023 15:39